La Diputacion de Pontevedra 1836-1986 PDF

Mapa de la la Diputacion de Pontevedra 1836-1986 PDF provincial y regional de España. Carlos María Isidro sin perder el apoyo, al otro lado, de los liberales. Esa fue la misión que se le confió a Francisco Cea Bermúdez, líder de un gobierno que duró apenas tres meses.


Las primeras siguen estando vigentes en la actualidad con la única excepción de Canarias, que originalmente constituía una sola provincia. Con todo a Don Javier de Burgos corresponde más el mérito de haber emprendido, dirigido y elaborado una nueva división provincial de España el valor y la voluntad política de haber puesto en vigencia una división anterior como la de 1822 con los retoques y modificaciones que creyó oportunas. Martínez Díez, Gonzalo, Génesis histórica de la provincia de Burgos y sus divisiones administrativas, Aldecoa, Burgos, 1983. La división territorial de Javier de Burgos de 1833 incluía 49 provincias.

De esta manera, el decreto de Javier de Burgos adscribía, de forma intencionada, un nivel superior al provincial, al hacer referencia expresa de varias provincias a un ente definido, con independencia de si a tal ente supraprovincial se le atribuían, en tal momento o en momentos posteriores, o no funciones administrativas. Tal situación jurídica, como Regiones de España, se mantuvo con la Constitución Española de 1931, dando paso ya a su constitucionalización y, por ende, prosiguen, como tales regiones constitucionales a lo largo del proceso histórico subsiguiente. El territorio español en la Península e Islas adyacentes queda desde ahora dividido en cuarenta y nueve provincias que tomarán el nombre de sus capitales respectivas excepto las de Navarra, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, que conservan sus actuales denominaciones. El Reino de Aragón se divide en tres provincias, a saber: Huesca, Teruel y Zaragoza. El Principado de Asturias forma la provincia de Oviedo.

Cataluña: Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona. El Reino de Galicia en las provincias de: La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra. El Reino de Murcia se divide en las provincias de Albacete y Murcia. El Reino de Valencia en las provincias de: Alicante, Castellón, y Valencia. Palma de Mallorca es la capital de las Islas Baleares . Santa Cruz de Tenerife es la capital de las Islas Canarias .

A la cabeza de cada provincia, el gobierno de la nación designaría un representante, que ostentaría el título de jefe político. Entre los diputados a Cortes existió un amplio sector que abogaba por erradicar el entonces llamado provincialismo. La Rioja para su provincia, aunque sería finalmente nombrada como su capital, Logroño. Además, obviando las reivindicaciones provinciales de Calatayud y Alcañiz. Todos los ayuntamientos, y su alfoz, deben estar íntegramente dentro de una provincia.

Poco después están perfectamente delimitadas todas las provincias, con los enclaves correspondientes. En 1834 se dividen las provincias en partidos judiciales, y para ello se tienen en cuenta los límites provinciales. En los partidos judiciales se pondrán los juzgados de primera instancia e instrucción, que más tarde serían la base para los distritos electorales y la contribución. En 1868 existían 463 partidos judiciales y unos 8. En las elecciones municipales de 1999 había 8. 037 ayuntamientos, algunos no tenían más de 10 años. Estas provincias y regiones son asumidas tanto por la Primera República Española de 1873, como por la Segunda República Española de 1931 y por la Monarquía Constitucional de 1978.

Desde entonces, esta división ha sufrido retoques mínimos: algunas modificaciones de límites y denominación y el cambio de nombre de jefe político, primero a gobernador civil y, posteriormente, a subdelegado del gobierno. En 1842, el municipio de Aranjuez es segregado de la provincia de Toledo e incorporado a Madrid. Entre 1844 y 1854, la capital de Guipúzcoa pasó de San Sebastián a Tolosa. En 1845, el condado de Oñate se incorpora a Guipúzcoa. Por Real Orden de 24 de marzo de 1846 se rectificaron los límites entre Ciudad Real y Albacete, con la incorporación de Villarrobledo a esta última.

This entry was posted in Droit. Bookmark the permalink.